martes, 12 de julio de 2011

Relaciones entre cobayos

Los cobayitos son animales sociales y son más felices en grupo. Para la felicidad y bienestar de los cobayitos, siempre es aconsejable considerar adoptar dos. Es verdad que un cobayito solo puede estar bien, con el amor del dueño, y con los mejores cuidados, pero al tener más de uno vemos todo lo que nos estábamos perdiendo, nosotros y nuestro amigo. En países donde existen refugios para cobayitos, donde se rescatan cobayitos para luego dar en adopción, siempre recomiendan adoptar dos, y existe muchísima evidencia de que siempre los cobayitos son más felices cuando conviven con un compañero o más. Inclusive en los casos en los que dos cobayitos no se llevan bien, igualmente son más felices al estar separados pero de manera que puedan verse e interactuar. En estos casos, observamos como piden comida juntos, buscan dormir cerca, se comunican; y estamos hablando de casos en los que los cobayitos en cuestión tienen sus peleas. (que son los menos).
Sexo del cobayito

Primero, debemos estar seguros del sexo del cobayito. Es frecuente que algunos pet shops o negocios se equivoquen en esto, y también es común terminar con una hembrita embarazada. Al adoptar dos cobayitos a la vez, debemos considerar la posibilidad de adoptar dos cobayitos del mismo sexo, ya que si adoptamos una hembrita y un machito, aunque es hermoso que tengan cría, debemos tener en cuenta que en ese caso cuando la hembra pase los 6/7 meses deberemos separarlos, ya que es riesgoso para ella quedar preñada nuevamente. Si adoptamos dos cobayitos del mismo sexo, es posible que crezcan juntos. Debemos tener en cuenta también, (y estar preparados para que ocurra a veces) que según la personalidad del cobayito, pueden revolucionarse un poco en el período de la pubertad. En este momento demostrarán conductas nuevas y según el temperamento de cada uno, lo resolverán por si mismos y será un período tumultuoso, o no. Es una etapa, en general, pasajera. No debemos separarlos salvo que haya heridas, y en ese caso lo haremos de manera que aún puedan verse e interactuar entre ellos, ya que igual disfrutan de esta interacción. En el período de la pubertad (3-5 meses), ocurre que uno de los cobayitos puede desafiar al otro para ocupar la posición "dominante". Debemos recordar que esto puede ocurrir tanto en hembritas como en machos y todo dependerá de la personalidad de ellos.
Una cuestión de personalidad, y beneficios de una vida en compañía.

Lo que determina cómo se lleven dos cobayitos es más que nada una cuestión del temperamento de cada uno. Hay cobayitos de naturaleza más tranquila, y otros más audaces e inquietos. Algunos cobayitos machos nunca se "alteran" durante la pubertad.
Un factor muy importante para una buena convivencia entre dos (o más) cobayitos es un espacio adecuado. Cuanto MAS ESPACIO, MEJOR.
El gasto y el tiempo necesario para el cuidado de dos cobayitos en lugar de uno, no varía demasiado.
Sabemos de los cambios en el comportamiento, bienestar y salud del cobayito cuando vive en compañía. Los cobayos interactúan entre ellos a través de todos sus sentidos. Vocalizan mucho, interactúan, juegan, se corren, se estimulan para el juego, para comer, probar nuevas cosas. Todas estas interacciones no las vemos en el caso de que tengamos un solo cobayito, y nuestro cobayito también pierde esta posibilidad.
Otro factor importante es que al adquirir un cobayito pequeño, y traerle un compañero, se imitan y aprenden mucho más rápido. Si un cobayito pequeño "no sabe" comer verduras porque nunca lo hizo en el pet shop de donde ha venido, a veces es dificil lograr que empiece a comer ya que no reconoce estas nuevas verduras como comida. Al tener otro cobayito, tienden a imitarse, y no resisten no comer algo que el otro cobayito coma. Lo mismo ocurre con la botella y el agua.
También debemos considerar las horas que nos ausentamos de casa. En este tiempo, si el cobayito tiene un compañero, no estará solo y se harán compañía. Los cobayitos también establecerán una relación con nosotros. Cada uno tiene su personalidad. Pero en todos los casos, debemos ganar la confianza de nuestros cobayitos. Lleva tiempo y es un proceso. Un amiguito es siempre algo positivo para nuestro cobayito y para nosotros.
¿Y si ya tenemos un cobayito y queremos agregar un 

amigo o amiga para el o ella? 
Hay varios factores a considerar...
Como hemos visto, es recomendable tener dos cobayitos del mismo sexo, ya que si tenemos una parejita, deberemos separarlos cuando la hembra pase los 6/7 meses.
Existe el mito de que los machos siempre se pelean; pero las hembras también pueden pelearse. Todo depende de la personalidad de cada uno. Muchas personas tienen dos, tres o más machitos que se llevan bárbaro, o dos o tres o más hembras que también viven muy bien juntas.
Siempre es mejor que haya un cobayito con una personalidad más dominante y otro más "sumiso". Esto evitará roces en el futuro. Pero no siempre esto es fácil ni posible.
Una posibilidad es tener un cobayito más grande con uno más joven. En general establecen una jerarquía enseguida. Depende también de la personalidad. Cualquiera sea el caso, siempre atravesarán al principio un período de adaptación en el que demostrarán algunas conductas para determinar dominancia, quien será el "jefe". En este período (tanto en hembras como en machos) podemos ver que uno de los cobayitos intente "montar" al otro, o que lo corra insistentemente, o mueva su parte trasera de un lado a otro emitiendo un sonido similar a "grrrrrr", o que enfrente al otro cobayito elevando su nariz. Todas estas conductas son para establecer dominancia, y en general los cobayitos resuelven esto por sí solos. En caso de querer agregar un tercer cobayito, puede ser bueno agregar otro a veces más joven si la pareja ya es adulta.
En caso de ser joven la pareja es aconsejable un cobayito más grande. Aunque, nuevamente, todo dependerá del temperamento, y puede ocurrir que jamás tengamos un problema entre nuestros cobayos, tengan la edad que sea.
Hay casos de un macho castrado viviendo con hembras. Esta es una posibilidad. En general funciona muy bien. Es siempre UN macho solo en el grupo. Igualmente esto no es muy común, ya que es una operación delicada que debe ser realizada por un muy buen veterinario, y además en general no se justifica realizar dicha operación, salvo en casos de salud o casos especiales. Cualquier operación representa un riesgo, y no es necesario. Tampoco cambia la conducta del macho.
Debemos recordar que cuando agreguemos un nuevo cobayito a un grupo, todas las dinámicas del grupo probablemente cambiarán. El orden social y la jerarquía deberá ser establecida nuevamente. Esto también ocurre al quitar un cobayito por un tiempo.
Presentaciones
¿Qué hacer cuando recién traemos un nuevo cobayo a casa? 
Debemos tener paciencia, darles tiempo, y tratar de presentarlos en un territorio neutral. No es aconsejable poner al cobayito directo en la jaula, ya que la jaula es el territorio del cobayito (o los cobayitos) que ya está viviendo allí. Tiene sus olores y es territorio ocupado. Una sugerencia es colocarlos en un lugar neutral y observar qué pasa. Es normal todo tipo de conductas de dominancia. Algunos cobayitos se llevan bien enseguida, otros requieren más tiempo y paciencia. Pero de a poco determinarán quien será el jefe. Solo debemos separar en caso de que se lastimen.

Conductas normales: 
Es normal que se mordisqueen un poquito al principio. También es normal observar que se huelan, que se molesten, que se persigan, muevan su parte trasera, intenten montarse, froten su parte trasera sobre cualquier superficie dejando un olor fuerte (lo hacen para dejar su olor y marcar territorio); es normal que eleven su nariz para establecer jerarquía (en general uno de los cobayos baja la cabeza y el que mantiene la nariz en alto es "el jefe", también podemos observar un poco de castañeteo de dientes, y que se ericen un poco.

Posible pelea: 
Los signos de que pueden pelearse incluyen los siguientes: castañeteo de dientes prolongado y fuerte, (es una advertencia), mordidas, un gran bostezo (lo hacen para mostrar sus dientes). En estos casos debemos estar atentos. Sí debemos separar en caso de que esto escale en seriedad: mordidas que ya no son advertencia, una combinación de todo, castañeteo de dientes enojado, todas estas conductas junto a la nariz elevada. En general es un signo de ataque. Si los cobayitos se paran y se miran cara a cara, es otro intento de ataque.
Y ya cuando es una bola de pelo entre los dos cobayitos (o antes) debemos separarlos, pero con cuidado. Lo mejor es tirar una toalla para separarlos, para no sufrir un corte accidental. No hay que asustarse, porque estas peleas no son tan comunes y ocurren sólo en ciertos casos.
La clave está, entonces, en presentarlos en territorio neutral. También es buena idea incluir comida para que se distraigan, juguetes, obstáculos, cajas, y observar. Al presentarlos en este lugar neutral lo sufiicientemente grande, si se pelean enseguida o se muestran muy agresivos, es más problemático (aunque no debemos darnos por vencidos), pero si nadie pelea en forma inmediata, las cosas pueden ser más fáciles. La resolución de este encuentro en territorio neutral, puede ser positiva, en la que verás que luego de correrse, olerse, etc, se tranquilizarán. A veces esto no ocurre desde el principio y necesitamos más tiempo y paciencia. En caso de que todo vaya bien, podemos colocarlos en la jaula.
Otra cosa muy importante: antes de colocarlos en la jaula nuevamente y juntos, (para no perder lo logrado) es importantísimo lavar todo bien para que no haya olor de ningún cobayo, lavar juguetes/accesorios, cambiar las cosas de lugar, y tener un plato, una botella de agua, juguetes, para cada uno. Esto ayuda mucho siempre.
En los casos más difíciles, tal vez al agregar un machito a un hogar de dos machitos que ya son amigos, se puede probar bañarlos juntos. El miedo une. Se puede probar esto también si nuestros cobayitos se pelean luego de un tiempo. Se deben bañar cuidadosamente a los cobayitos con el mismo shampoo (suave y seguro para cobayos). Se olvidarán que están enojados entre ellos porque esta experiencia tiende a unirlos. Ten cuidado de no mojarles ojitos, nariz u orejitas y quitales bien todo el jabón. Secalos con toallas, lo más que puedas. Cuando hayas terminado de bañarlos, todos tendrán el mismo olor.
Vuelve a intentar las presentaciones sobre una frazada totalmente limpia. Es probable que se unan a través del miedo de la experiencia. Si todo va bien, como hemos dicho, siempre es aconsejable limpiar bien la jaula para que no haya olores de ningún cobayito, como si fuera nueva. Lavar todos los accesorios y juguetes también. Luego cambiar todo de lugar para que parezca un nuevo hogar. Al ponerlos, sentirán que es un nuevo hogar y no estarán tan territoriales. Igualmente, poneles un plato, botella, casita,etc a cada uno, para que tengan su propio espacio y ayudar a que todo vaya bien.
Otra cosa que contribuye a las buenas relaciones es que tengan suficiente espacio y estimulación, juguetes, accesorios, heno, pasto, amplios hogares. Esto ayudará mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada